Puertas correderas: espacio sin barreras

Como ya hemos comentado en artículos anteriores, las puertas correderas nos ayudan a ampliar m2, a separar ambientes, e incluso nos pueden proporcionar más luminosidad e iluminación siempre que permitan el paso de la luz, pero ¿sabes decidir que tipo de puerta corredera es la ideal?

La mejor opción para cada casa

En la actualidad existen diversos tipos de puerta corredera: las formadas por una única hoja; las puertas dobles; las puertas correderas con cristales transparentes, opacos, o incluso las realizadas únicamente de cristal; puertas plegables o XXL. Todo depende del espacio que dispongamos y de la función que queramos que realice.

Para empezar a escoger la puerta corredera ideal debemos definir el hueco que tenemos disponible y conocer la funcionalidad de la puerta. Cuánto mayor sea el hueco del que disponemos, más grande podrá ser nuestra puerta, e incluso a partir de los 120 cm ya podemos empezar a pensar en colocar una puerta corredera doble si lo deseamos y tenemos suficiente espacio en los dos laterales.

¿Puertas a la vista o empotradas?

Las puertas correderas no empotradas comportan una obra menor que las puertas empotradas y suelen ser más rápidas, fáciles y sencillas de colocar. Por contra, hay que tener presente que en el momento que decidimos colocar en nuestra vivienda puertas correderas a la vista, la pared en la que se desplazarán nos queda del todo inútil para otras funciones como colocar mobiliario.

Las puertas correderas empotradas, aunque conllevan una obra mayor, son ideales cuando necesitamos utilizar el espacio de la pared y son mucho más seguras que las puertas correderas no empotradas. En la actualidad las puertas correderas empotradas se colocan entre tabiques de pladur o integradas en un armazón que se acondiciona como si de una pared se tratase, por lo que se ha disminuido la obra a realizar, pues anteriormente, se introducían en dos tabiques paralelos realizados en obra que contenían una guía central.

Materiales y colores marcan la diferencia

Cuando queramos escoger el material y el color de nuestras puertas correderas debemos tener muy presente las funciones que desempeñarán además de la estética. En el mercado actual podemos encontrar puertas correderas de madera, lacadas, de cristal, con paneles de cristal o incluso de pladur.

La puertas de pladur se suelen emplear cuando la intención es crear un efecto visual, es decir, cuando queremos hacer ver que se trata de un tabique móvil. Las puertas correderas de cristal son las más pesadas, pero se suelen utilizar cuando necesitamos aumentar la luminosidad y la claridad en nuestra estancia, aunque suelen ser las más caras, por lo que puertas con paneles de cristal pueden ser la gran alternativa. Cuando se trata de paneles grandes, las mejores opciones suelen ser las lacas claras y el cristal. Cabe destacar que las puertas de paso correderas de madera las encontramos en un amplio abanico de colores, pero que lo más recomendado es evitar colores oscuros y procurar que sean del mismo color que las paredes, pues así aumentará su integración.

Puertas para espacios difíciles

En muchos de nuestros hogares podemos encontrar espacios difíciles que necesitan de otro tipo de puertas correderas, por lo que en el mercado actual podemos encontrar puertas correderas para exterior, cuya sección de aluminio es mínima para poder dejar pasar mayor cantidad de luz y modelos de puertas en cuyo hueco se colocan las puertas de dos estancias contiguas.

Fuente: www.elmueble.com

 

 

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *