Limpieza exprés: ¡casa perfecta en unos minutos!

¿Te falta tiempo para limpiar a fondo tu casa? Queremos ayudarte, por eso te contamos los trucos para tenerla perfecta incluso si solo dispones de 5 minutos. ¡Limpieza rápida y eficaz!

5 minutos es poco tiempo, pero suficiente para ordenar lo superficial y lograr que la casa se vea limpia.

• Las cosas en su sitio: Antes de irte de casa, destina 5 minutos a colocar los objetos en su sitio (la ropa en el armario, los juguetes recogidos, los bolsos guardados…).

• Frota los grifos: Si brillan, el baño se ve más limpio. Puedes frotarlos con un poco de zumo de limón o vaselina.

• Repasa los suelos de cocina y baño: Se limpian en un momento y al hacerlo evitas que la suciedad se extienda a otras partes de la casa. Para que el suelo te dure más tiempo limpio después de barrer o aspirar, friégalo con agua. Al mojarlo eliminas mejor el polvo y las manchas.

• Mientras cocinas: Puedes ir fregando los utensilios que vayas usando. Así no se acumula todo para el final.

• Limpia al momento: Elimina cualquier cosa que se derrame. Una mancha seca siempre es más difícil de eliminar.

4 trucos para visitas sorpresa

1. Recoge la entrada: Porque es la primera 
impresión. Guarda lo 
que esté desordenado y haz un sitio para 
sus abrigos, bolsos…

2. En el salón: Sacude los cojines del sofá, apila bien las revistas y ordena los objetos que tienes sobre la mesa de centro.

3. Repasa el baño: Limpia las marcas del espejo, pon toallas limpias y pasa un paño húmedo por grifo y lavamanos.

4. Aromatiza las estancias: Con velas o aceites esenciales. Enciende las luces indirectas: con ellas el polvo se ve menos.

En 15 minutos

• Limpia el inodoro a fondo: Por dentro y por fuera, y el lavamanos. Tú misma Puedes utilizar un limpiador de baño o bien una mezcla casera hecha con bicarbonato diluido en agua o con vinagre caliente y sal.

• Los radiadores: Si acumulan polvo consumen más energía para calentar. Elimínalo con un aspirador de mano o con un plumero. Usa un cepillo para los rincones difíciles.

• El interior del horno: Un paño humedecido con un poco de bicarbonato eliminará la suciedad superficial. Si está muy incrustada hazlo con el horno un poco caliente.

• Plancha una colada: No esperes a acumular mucha ropa porque entonces da más pereza planchar. Es mejor hacerlo después de cada lavado. Un consejo si planchas las prendas de algodón cuando están un poco húmedas quedan mejor.

• Quita el polvo de una estancia: Empieza pasando el plumero por los muebles más altos para que caiga hacia abajo y luego pasa el aspirador. Ventila antes de empezar. Si abres las ventanas después de limpiar, volverá a entrar polvo.

• Clasifica el papeleo: Para que no se acumule. Con un cuarto de hora semanal te basta para organizar cartas, recibos del banco, facturas…

• Organiza la terraza: Revisa las macetas y da un repaso a las plantas eliminando las hojas muertas. Si ha llegado la época, puedes podar.

2 detalles clave

Dedica 15 minutos semanales a repasar elementos clave que mejoran el “aspecto” de tu casa:

1. Quita el polvo de los pomos de las puertas: Y repásalos con un algodón impregnado en alcohol.

2. Limpia los interruptores: Con un poco de agua y sécalos bien.

En media hora

• Limpia la nevera por estantes: Vacíalos, límpialos con bicarbonato disuelto en agua templada y vuelve a colocar los alimentos. Friega los cajones de las verduras bajo el grifo y seca bien. Un plus: Aprovecha para comprobar las fechas de caducidad de la comida.

• Repasa el baño: Pasa un paño con detergente disuelto en agua por los azulejos de la pared. Para que brillen, aclara con agua y seca con un paño que no deje pelusa. Para el suelo, usa una mezcla desinfectante a base de vinagre blanco rebajado en agua y zumo de limón.

• Pasa la mopa: O barre zonas clave donde se acumula más polvo que en el resto de la casa, como el pasillo, las esquinas y debajo de los muebles o de los radiadores.

• Ordena un armario: Puede ser el de la ropa de temporada o un vajillero. Vacíalo por completo, repasa el interior con un trapo atrapapolvo y, antes de volver a colocarlo todo, desecha lo que esté deteriorado o no uses.

• Pon a punto el exterior: Limpia el suelo con agua y jabón neutro, actualiza las macetas y añade tierra si es necesario. Un truco: Las macetas de barro te durarán más tiempo sin grietas si antes de usarlas las sumerges en agua fría.

En 1 Hora

• Revisa las estanterías: Quita el polvo de los libros. Lo mejor es sacarlos uno a uno y eliminar el polvo con una gamuza. Aprovecha que los sacas para reorganizarlos: agrúpalos por temática, ordénalos por autor y colócalos todos mirando hacia el mismo lado.

• Aspira toda la casa: Repasa zócalos y rodapiés con la escoba, para que el polvo caiga y, luego, pasa el aspirador. Haz hincapié en las patas de los muebles y aprovecha para aspirar a fondo alfombras y felpudos. Si son pequeños, puedes sacudirlos un poco en el exterior.
Un truco: Para perfumar tu casa mientras aspiras puedes poner una toallita de papel perfumada en el depósito o la bolsa del aspirador.

• Limpia la cocina: Vacía los armarios y límpialos por dentro y por fuera con detergente diluido en agua. Frota el fregadero con aceite para que brille, y grifos y tiradores con alcohol. Si limpias la encimera y la placa después de cada uso, solo tendrás que repasarla.

• Ventanas a fondo: Primero limpia las persianas por dentro y por fuera. Bájalas y frota con una esponja con agua jabonosa. Enjuaga y seca bien antes de subirlas. Con la misma mezcla repasa los marcos de las ventanas. Y para los cristales, haz tu propio limpiador mezclando agua y alcohol.
Un truco: Seca los cristales con un poco de papel de periódico, en lugar de con un trapo, y quedarán más brillantes.

• El cuarto de los niños: Haz que ordenen su habitación un día a la semana. En 1 h pueden recoger su ropa –ponla a lavar o guárdala–, organizar el escritorio y colocar en su sitio todos los juguetes. Cuando esté en orden, podrás limpiar.

No olvides las puertas

Acumulan polvo en la parte superior y en sus relieves. Repásalas con un paño húmedo y sécalas. Para las zonas con más roce puedes usar cera líquida o un poco de alcohol.

Limpia la casa con productos naturales

• Limón: Su aroma es ideal para perfumar armarios. La acidez de su zumo elimina la cal y, mezclado con sal, es un eficaz quitamanchas.

• Vinagre mezclado con agua: Desinfecta suelos, cocina y baño. También elimina la cal de grifos y mamparas y es un gran limpiacristales.

• Bicarbonato: Úsalo para eliminar los malos olores de los desagües y limpiar el interior del frigorífico. También ablanda la suciedad de la ropa.

• Alcohol: Desinfecta todo tipo de superficies y es un buen quitamanchas de grasa, tinta o pegamento. Deja brillantes espejos y cristales.

Planifica tareas para cada día de la semana

• Lunes: Quita el polvo de las superficies de los muebles con un trapo húmedo y pasa el aspirador por toda la casa. Necesitarás una hora, más o menos.

• Martes: Limpia el baño a fondo. Desinfecta los azulejos y los sanitarios, y limpia de restos de cal la mampara y los grifos. Te llevará entre 30 y 45 minutos.

• Miércoles:Es el día de limpiar la cocina. Elimina la grasa de los armarios con vinagre y limpia la encimera con agua jabonosa. Puedes hacerlo en media hora.

• Jueves: Repasa las ventanas por dentro y por fuera, y limpia los cristales con agua mezclada con vinagre. Tardarás 1 hora.

• Viernes: Planifica varias lavadoras, separando la ropa blanca y la de color. Si usas secadora, plancha la ropa una vez seca (necesitarás entre 30 minutos y 1 hora).

Fuente: El Mueble

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *