Leds, la luz del futuro

El led (light emitting diode) es un dispositivo sin filamento, por lo que no genera calor, que está formado por un material semiconductor que produce luz de forma inmediata cuando se le aplica corriente eléctrica, y que está entrando con fuerza en nuestras viviendas gracias a sus múltiples características:

1. Durabilidad y eficiencia:
La vida media de un led es de 25.000 horas, lo que equivale a más de 20 años de vida. Durante dicho período consume un 80% menos de electricidad que una bombilla incandescente, proporciona toda su intensidad al instante y comporta un mantenimiento mínimo e incluso nulo durante años.

2. ¿Cuál es la mejor estancia para su uso?
El uso de los leds es totalmente aconsejable en cualquier estancia de nuestra vivienda, aunque se recomienda no colocarlos demasiado cercanos a campanas, radiadores o saunas.
En la cocina, lugar donde pasamos largos periodos de tiempo con la luz encendida, son los más recomendados, pues los actuales downlight de leds proporcionan la luz necesaria con el mínimo consumo. Además, si colocamos tiras de led bajo los muebles altos de la cocina, conseguimos una mayor iluminación de la encimera, nuestra zona de trabajo.

3. Como escoger el mejor led:
Los lumens, medida que sustituirá a los vatios, es la cantidad de luz que desprende una bombilla de led, y por ello, lo más importante a la hora de comprarlo. Dicha medición debe estar especificada en la caja igual que su vida útil, que debe estar expuesta en horas, y su tonalidad de luz, indicada en grados Kelvin.

4. Sostenible y ecológico:
Los leds están fabricados con materiales que no contienen ni mercurio, ni otros materiales tóxicos, y dejan una huella de carbono muy pequeña gracias a su bajo consumo, puesto que su uso generalizado permite ahorrar una gran cantidad de emisiones de CO2. Debemos tener presente que una bombilla led de 15w equivale a una lámpara halógena de 70w, a una lámpara incandescente de 75w y a un fluorescente de 30w.
Por otra parte, no emiten radiaciones infrarrojas o ultravioletas, de manera que si en el exterior de nuestra vivienda tenemos alguna lámpara, colocando en ella bombillas de led conseguiremos eliminar la atracción de los insectos.

5. ¿El precio y el calor son inconvenientes?
Es cierto que el precio de una bombilla led es superior al de cualquier otra, aunque cada vez son más asequibles, y más si tenemos en cuenta su durabilidad y su eficiencia.
Por otra parte, su sensibilidad al calor puede ser un pequeño inconveniente, puesto que su rendimiento se puede ver afectado, pero para ello, ya existen en el mercado leds que contienen un disipador que minimiza este riesgo.

6. Un abanico infinito de opciones, formas y colores:
Los leds se pueden integrar en cualquier ambiente gracias a sus múltiples formas: lámparas decorativas, tiras de luz o superficies retroiluminadas y en una infinidad de lugares: escaleras, estanterías, mobiliario de cocina y baño, paredes, techos… e incluso pueden sustituir a las bombillas convencionales de casquillo o de foco con diversos modelos: de vela, esféricos o de spots.

7. Ahorro:
Como ya hemos comentado anteriormente, la inversión inicial de los leds es mayor a la de cualquier otro tipo de bombilla, pero su colocación en la vivienda reduce considerablemente el gasto de luz. Se calcula que una vivienda que contenga 24 bombillas led con una media de vida de 20 años, puede contemplar un ahorro durante dicho período de unos 4.500€, 225€ anuales.
Además, existen otras tecnologías que empezarán a entrar en nuestros hogares en un futuro no muy lejano, que se integran en vidrio y plástico, cuya forma es totalmente plana, que son más eficiente y que nos proporcionarán un mayor ahorro. Hablamos de OLED, que son leds orgánicos y OLET, transistores orgánicos.

Recuerda: si quieres una iluminación eficiente, actual, ecológica, sostenibles, longeva y económica, pásate a los leds.

Fuente: El Mueble

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *