Hazlo tú misma

Con este eslogan la revista el mueble nos da pequeños consejos para poder cambiar la decoración de nuestra vivienda de forma fácil y sencilla

Se trata de reutilizar mobiliario y espacios que tenemos olvidados o que simplemente mantenemos del mismo modo que hace años cuando los adquirimos por primera vez. Lo imprescindible son las ganas de trabajar y la motivación de ser capaces de realizar y personalizar objetos y rincones de nuestro hogar con nuestras manos.

1. Actualiza un mueble con color: decapa y lija un mueble para eliminar los restos de barniz que contenga, repara sus desperfectos y vuelve a lijar su superficie para poder pintarla después empezando por la parte más alta del mueble para que no gotee en la superficie ya pintada, e incluso cambia los tiradores del mobiliario o límpialos con agua y vinagre si son muy viejos. Ya verás como le darás ese toque novedoso y diferente que estabas buscando.

2. Crea una pared de recuerdos: muchas veces disponemos de paredes que nos parece ver muy vacías, entonces…¿porqué no llenarla de recuerdos? Busca una pared significativa para tu estancia y utiliza recortes de papel de la misma forma y tamaño que los marcos que colocarás para tener clara la distribución de los mismos. Utiliza marcos distintos pero que sigan el mismo estilo decorativo y combínalos con símbolos que puedes colgar entre ellos para conseguir una composición más dinámica. Procura cambiar las fotos cada cierto tiempo y combina fotos en blanco y negro con fotos de color.

3. Los vinilos también son una solución decorativa: existen muchos tipos de vinilos que pueden funcionar perfectamente como elementos decorativos en las diversas estancias de tu casa, sólo debes encontrar el lugar oportuno para cada uno de ellos. Son una buena manera de resaltar rincones, y si en algún momento o por algún motivo dejan de ser de tu agrado, son fáciles de quitar.

4. Diseña tu cabecero: si no sabes como renovar tu dormitorio sin necesidad de cambiar el mobiliario ésta es tu mejor opción. Compra un panel de madera, una moldura, selladora, pintura y listones de 30 cm de ancho que sobresalgan 15 o 20 cm por cada lado de la cama. Engancha los listones al panel de manera horizontal hasta conseguir una altura de 120 cm y aplícale una capa de selladora. Una vez seca, píntalo del color que más te guste e incluye una moldura en la parte central que le aportará un toque personal.

5. Consigue un recibidor práctico y funcional: será necesario un banco para poder descalzarte que no mida más de 120 cm de largo por 40 cm de profundo. Coloca cestas de madera o mimbre debajo del banco de manera ordenada y con el nombre de cada uno de los miembro de la familia o un número identificativo, así cada uno tendrá su propio espacio para guardar zapatos, objetos personales… incluye en la pared unos colgadores también numerados; ten en cuenta que entre ellos debe haber un mínimo de 40 cm y que para alinearlos necesitarás un nivel. Completa el recibidor con un arrimadero pintado con pintura lavable y una moldura que lo embellecerá y protegerá la pared de posibles roces.

6. Consigue un mantel único: viste tu mesa con manteles decorados a tu gusto. Realiza plantillas de diversas forma y tamaños, resíguelas en la tela que utilizarás para decorar el mantel y recórtalas dejando unos 2 cm de margen por cada lado. Haz un pespunte sobre la línea dibujada y deja un hilo suelto al principio y al final. Procura no usar hilo de embastar porque puede romperse con facilidad al tirar de él. Seguidamente, coloca de nuevo la plantilla encima de la tela, tensa los dos extremos y fija la tela con un golpe de plancha. Por último retira la plantilla y fija la tela sobre el mantel con aguja e hilo.
También puedes personalizar más la mesa anudando las servilletas de tela con un cordel de yute o cáñamo que contenga figuras o las iniciales de los comensales, todo depende del estilo que desees conseguir.

7. ¿Reciclas? Si no lo haces no tendrás un salvamantel de corcho: guarda los tapones de corcho que puedas conseguir y realiza sobre una superficie plana una figura con los mismos. Cuando tengas la forma perfecta, une los corchos con una pistola de silicona. Empieza uniendo los que forman la línea vertical central y luego incorpora el resto. Hay muchas formas de darle un toque más personal, una de ellas es colocar una cinta alrededor del salvamantel.

8. Un espacio para tu colección: una buena forma de personalizar un espacio es encontrar una pared donde poder colgar los elementos que te guste coleccionar, como una colección de relojes de diversos tamaños que tengan la misma forma. Puedes completar el espacio con otros elementos de la misma forma geométrica como elementos decorativos, lámparas…

9. Ayer cajas, hoy estantes: volvemos a emplear la técnica del reciclado gracias a las cajas de madera antiguas que podemos tener guardadas desde hace años. Limpia las cajas con agua y jabón, sécalas, líjalas y píntalas del color que más te guste. Si quieres conseguir un acabado desgastado, aplica solo una mano de pintura o lija ligeramente algunas zonas concretas.

10. De maleta a escritorio: ¿tienes un viejo maletín? Si tu respuesta es afirmativa solo tienes que destornillar la tapa, limpiarla, arreglar los posibles desperfectos ocasionados por el uso, y colocarla sobre tu escritorio apoyada en la pared. Puedes completar tu diseño añadiendo un alambre colgado de lateral a lateral para poder poner tus notas. Los bolsillos propios de la maleta te sirven como lapicero, carpeta…

11. Crea con madera: crea tus propios objetos decorativos utilizando la madera y consigue que tengan un aire marino añadiendo conchas y piedras a tu composición. Con una pistola de silicona, unos clavos y un martillo será suficiente, pero si quieres perfeccionar tu obra, completa tu objetivo marinero pintando tu composición con un color azul verdoso.

12. Cabecero XXL: si montar un cabecero con una altura de 120 cm como te hemos propuesto no es suficiente para ti, no te preocupes porque no hay reto que se le resista a la decoradora Sol Palou, quien ha realizado un cabecero con listones largos que van de suelo a techo colocados verticalmente para ampliar visualmente habitaciones pequeñas, para proteger la pared y darle protagonismo a la cama. Sol propone pintar los listones de distintos colores para ganar profundidad y darles un acabado envejecido utilizando la técnica del decapé.
No hay que olvidar que si se consigue ropa de cama que contenga colores de la composición de nuestro cabezal, conseguiremos un conjunto más cálido en nuestra habitación.

13. Con mosaico: para conseguir dar vida y encanto al baño, compra piezas de cerámica o azulejos antiguos en tiendas de derribo o escoge baldosas que formen un mosaico y fíjalas con silicona. Unifica toda la estructura del baño y su mobiliario pintando el mueble o alguno de sus complementos con uno de los colores del mosaico.

14. Tus cojines, únicos: Con pequeños adornos decorativos puedes conseguir singularidades y detalles en tus cojines que solo encontrarás en tu domicilio. Basta con completar el diseño de los mismos añadiendo cintas, botones, broches, abalorios, pendientes e incluso retales de ropa.

15. Gana color con el Patchwork: el Patchwork es un tejido realizado por la unión de pequeñas piezas de tela cosidas por los bordes entre sí, aunque también es una técnica que se puede emplear con papel y otros materiales.
Realiza combinaciones de colores y estampados para vestir tu cama, mobiliario, etc. pero procura escoger dos tonos dominantes que vistan tu estancia.

Ya no tienes excusa para no decorar tu casa de manera fácil, sencilla, distinta y muy original.

Fuente: El Mueble

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *